Archivo de la etiqueta: leer

¿Por qué leemos?

No se trata de ser más inteligentes, de creernos más que nadie ni de impresionar a otras personas.

Se trata de ser. De ser diferentes. De ser lo que Dios quiere que seamos.

Dios nos dio una mente y nos dio un libro para guiarnos. Hay que leerlo, pero no solo leerlo, hay que entenderlo. Por ello hay que conocer historia, geografía, gramática…

Ahora, como dije al principio, no se trata de obtener conocimiento. Se trata de conocer a Dios. La Biblia está llena de evidencias de la importancia que tiene para Dios el que le conozcamos, una de las más emotivas es cuando Jesús ora por sus discípulos (no solo los de esa época, si no por todos nosotros) y revela lo que la vida eterna es:

Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado. (Juan 17:3)

Podemos intentar decir que conocemos a Dios a través de sueños, visiones, de vivir de rodillas diez horas al día, porque voy a la iglesia todos los domingos o porque mi papá es pastor… pero nada de eso nos revela el corazón de Dios de la manera en que la Escritura lo hace. Por eso leemos.

Porque misericordia quiero, y no sacrificio, y conocimiento de Dios más que holocaustos. (Oseas 6:6)

El conocerle es un deseo del corazón de Dios mismo.

 Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos. El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él; pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él.  El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo. (1 Juan 2:3-6)

¿Cómo decimos que conocemos a Dios sin guardar su Palabra? ¡Imposible! Y, ¿cómo decimos que guardamos su Palabra si no la conocemos? ¡Igual de imposible! Por eso leemos.

Si clamares a la inteligencia, Y a la prudencia dieres tu voz;  Si como a la plata la buscares, Y la escudriñares como a tesoros, Entonces entenderás el temor de Jehová, Y hallarás el conocimiento de Dios. (Proverbios 2:3-5)

La inteligencia, la razón y el pensamiento no son cosas de las que debamos huir despavoridos. Son cosas que debemos buscar con desesperación. Por eso leemos.

RAZÓNVSFE

 A pesar de que parecen cosas totalmente opuestas, la razón y la fe son ambas vitales en nuestra vida. Sabemos que existe un plano espiritual al que la razón no puede acceder, pero vivimos en un mundo material, que se ve, se mide… se razona. La fe no va contra la razón, va más allá de ella. 

Pero eso no significa que debamos dejarla a un lado.

sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros; (1Pedro 3:15)

Necesitamos estar preparados, es importante. No puedo terminar de recalcar lo importante que es. No podemos conformarnos con gritar y dar alaridos sin fundamento, repitiendo como loros cosas que no entendemos. Claro, habrá cosas que queden fuera de nuestra comprensión, pero será porque Dios decidió no revelarlas, no porque seamos unos flojos que prefieren permanecer en la ignorancia. Por eso leemos.

Síguenos en Twitter y en Facebook.