Recomienda un Libro: “¿Así dice el Señor?” de John Bevere

 Título: ¿Así dice el Señor? Cómo discernir cuando Dios nos habla a través de otra persona.

Autor: John Bevere

“Hemos estado tan temerosos de despreciar la profecía que hemos sido negligentes en juzgarla”

Curioso que el autor haga esta observación, a mi me pasaba justo lo contrario.

Las palabras más delicadas, son quizá las más usadas en la iglesia cristiana:

“Dios me dijo”

Dios me dijo esto y me dijo lo otro. Y nadie puede decirte lo contrario, por que bueno… Dios te dijo, ¿quién puede contradecir a Dios?

¡Qué delicado es usar el nombre de Dios de esta manera! Dios advirtió a Jeremías lo que sucedería con los profetas que hablaban “de parte de Dios” cuando no eran enviados:

“con espada y con hambre serán consumidos esos profetas.” (Jeremías 14:15b)

Lo que Dios habló está en la Biblia, ni más ni menos. Seguir leyendo Recomienda un Libro: “¿Así dice el Señor?” de John Bevere

Sábado En la Red #1

Los sábados “En La Red” les compartimos libros, artículos, música y otras cosas que hemos visto en la semana y nos han llamado la atención. ¡Nada es nuestro!

1. Lee Esto Antes de Publicar tu Primer Libro

Me encanta escribir y, como a muchos, me gustaría algún día tener la oportunidad de publicar un libro. Josué Barrios nos comparte este texto de consideraciones que hay que tomar antes de querernos comer el mundo y publicar un best seller. Me pareció muy interesante lo que tiene para decir, la gente apasionada suele ser impulsiva, así que leer estos consejos ¡no está demás!

2. Moldear tu Vida Según la Escritura

Un texto corto (y del año pasado) en que el blog de Esclavos de Cristo nos comparte una reflexión de Joel Beeke en la que hablan de la importancia que los puritanos le daban a la Escritura y de cómo ella misma era la que los transformaba. Los puritanos son un ejemplo y deberíamos conocer más de cómo vivían, ¡por acá puedes empezar! Tiene muchas referencias que te darán ideas de qué leer.

3. Un Matrimonio de Récord, Con un Secreto Sencillo

Una pequeña entrevista al matrimonio que duró más tiempo de casados (84 años). En un mundo donde el divorcio no sorprende (hasta se espera), historias como esta son oportunidades de transmitir las verdades divinas.

“Ambos somos cristianos y creemos en Dios. El matrimonio es un compromiso con el Señor. Oramos juntos y el uno por el otro cada día.”

4. “Muestra a Cristo” de IBI & Sovereign Grace Music

Traumada con esta canción, puedo escucharla mil veces. Probablemente la revisemos en el próximo Canta con Inteligencia, así que váyanla checando. La letra y los tonos los puedes encontrar acá.

5. “Adorar” de John MacArthur

Terminé de leer este libro en la semana, y no decepciona. Muy sencillo y completo, abre nuestros ojos a la verdad de la adoración aceptable a Dios. Puedes leer lo que habíamos platicado de él acá.

¿Qué cosas de bendición has visto en la red? ¡Compártelas con nosotros?

Síguenos en Twitter y en Facebook.

Recomienda un (o tres) libro: Libros de Ficción

Nunca he sido una gran lectora de libros de ficción. Las historias no me llamaban mucho la atención, prefería leer para aprender cosas y (según yo) por eso me limitaba a solo leer libros de no ficción. ¿Para qué perder tiempo con historias – decía yo – si hay tanto que aprender de la vida real?

De lo que no me daba cuenta, es que las historias también enseñan. Simplemente fijémonos en la Biblia, es un libro lleno de narrativa, además, Jesús era un gran narrador… y él era un maestro. Sabemos que lo que dice 2 Timoteo 3:16 es cierto (énfasis mío):

Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia.

(2 Timoteo 3:16)

Entonces, la narrativa también enseña, ¡y enseña de una manera hermosa! La literatura es arte y podemos disfrutarla mientras aprendemos, como lo hacemos con una canción.

Lo triste es que cuando entramos en una librería cristiana, el 90% de los libros (estoy inventando estadísticas, por cierto) son de no ficción. No me quejo de eso, son mi tipo de libro favorito, pero sería genial encontrar un poco más de variedad en la narrativa cristiana. Literal, todos mis libros de ficción cristiana los he comprado en la Ley (un supermercado) a $50.

Y de los que he leído, te quiero recomendar tres: Seguir leyendo Recomienda un (o tres) libro: Libros de Ficción

¿Cómo escojo qué leer?

Bueno, ya… quiero leer. ¿Qué leo?

Hay tanto de donde escoger que a veces hasta da miedo. Y es que cuando entras en una librería (bueno, no en todas… hay unas que parecen más mercado de separadores y llaveritos) hay libros de hasta lo que no. ¿Cómo le hago?

Aquí te van cinco ideas para que consideres al momento de adquirir tu próximo ejemplar, ¡espero te sirvan!

1. “Lee la Biblia, es la Verdad”

Siempre que platicamos de libros, mi pastor me dice eso. Es como de juego, a él también le encanta leer… pero tiene mucho de cierto, y cuando me lo dice me recuerda una verdad muy importante: no hay nada mejor para leer que la Biblia. Así que si queremos leer cualquier otra cosa sin estar alimentándonos bien de la Palabra, ¿así cómo? No dejes que la lectura de cualquier otra cosa interfiera con tu fuente de verdad indispensable.

2. Pregúntale a tu pastor

Todo buen líder debe ser un buen lector, en definitiva. Así que, probablemente (y oro a Dios porque así sea), tu pastor debe tener ya su experiencia en el mundo de la lectura cristiana… ¡te aseguro que tendrá unas excelentes recomendaciones! Además, tu pastor te conoce, sabe más o menos cómo está tu vida (o por lo menos, debería), sabe como eres, en qué “nivel” estás y todo eso.

Cuando alguien que casi no conozco, o hace mucho que no sé nada de ella/él, llega y me dice: “¡Recomiéndame algo para leer!“, se me hace súper complicado porque no sé todas esas cosas que te mencioné antes. ¡Así que una recomendación de un líder maduro y que te conoce es valiosísima! Seguir leyendo ¿Cómo escojo qué leer?

¿Por qué leemos?

No se trata de ser más inteligentes, de creernos más que nadie ni de impresionar a otras personas.

Se trata de ser. De ser diferentes. De ser lo que Dios quiere que seamos.

Dios nos dio una mente y nos dio un libro para guiarnos. Hay que leerlo, pero no solo leerlo, hay que entenderlo. Por ello hay que conocer historia, geografía, gramática…

Ahora, como dije al principio, no se trata de obtener conocimiento. Se trata de conocer a Dios. La Biblia está llena de evidencias de la importancia que tiene para Dios el que le conozcamos, una de las más emotivas es cuando Jesús ora por sus discípulos (no solo los de esa época, si no por todos nosotros) y revela lo que la vida eterna es:

Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado. (Juan 17:3)

Podemos intentar decir que conocemos a Dios a través de sueños, visiones, de vivir de rodillas diez horas al día, porque voy a la iglesia todos los domingos o porque mi papá es pastor… pero nada de eso nos revela el corazón de Dios de la manera en que la Escritura lo hace. Por eso leemos.

Porque misericordia quiero, y no sacrificio, y conocimiento de Dios más que holocaustos. (Oseas 6:6)

El conocerle es un deseo del corazón de Dios mismo.

 Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos. El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él; pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él.  El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo. (1 Juan 2:3-6)

¿Cómo decimos que conocemos a Dios sin guardar su Palabra? ¡Imposible! Y, ¿cómo decimos que guardamos su Palabra si no la conocemos? ¡Igual de imposible! Por eso leemos.

Si clamares a la inteligencia, Y a la prudencia dieres tu voz;  Si como a la plata la buscares, Y la escudriñares como a tesoros, Entonces entenderás el temor de Jehová, Y hallarás el conocimiento de Dios. (Proverbios 2:3-5)

La inteligencia, la razón y el pensamiento no son cosas de las que debamos huir despavoridos. Son cosas que debemos buscar con desesperación. Por eso leemos.

RAZÓNVSFE

 A pesar de que parecen cosas totalmente opuestas, la razón y la fe son ambas vitales en nuestra vida. Sabemos que existe un plano espiritual al que la razón no puede acceder, pero vivimos en un mundo material, que se ve, se mide… se razona. La fe no va contra la razón, va más allá de ella. 

Pero eso no significa que debamos dejarla a un lado.

sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros; (1Pedro 3:15)

Necesitamos estar preparados, es importante. No puedo terminar de recalcar lo importante que es. No podemos conformarnos con gritar y dar alaridos sin fundamento, repitiendo como loros cosas que no entendemos. Claro, habrá cosas que queden fuera de nuestra comprensión, pero será porque Dios decidió no revelarlas, no porque seamos unos flojos que prefieren permanecer en la ignorancia. Por eso leemos.

Síguenos en Twitter y en Facebook.

Ahora Leyendo: “Adorar” de John MacArthur

Título: Adorar, ¡la máxima prioridad!

Autor: John MacArthur

“Este libro es un llamado a la adoración personal del Dios trino y santo. Es un llamado a desarrollar un estilo de vida radicalmente diferente por parte del creyente: una vida que busque adorar a Dios de forma continua, no solo el domingo. El llamado es nuevo teniendo en cuenta que generalmente los cristianos de nuestro tiempo han omitido el modelo de Dios. El llamado es antiguo debido a que suena una y otra vez en la invitación del salmista:

Vengan, postrémonos reverentes, doblemos la rodilla ante el SEÑOR nuestro Hacedor. Porque él es nuestro Dios y nosotros ¡somos el pueblo de su prado; somos un rebaño bajo su cuidado! (Salmos 95:6-7a)” p. 8

John Macarthur es un escritor muuuy al grano. Sus libros son bastante sencillos y rápidos de leer, pero no por ello poco sustanciosos.

El tema es vital, importantísimo… para eso fuimos creados, ¡para adorar!

Voy a un poco más de la mitad y va muy bien hasta ahora. Lo empecé a leer porque estoy buscando profundizar en el tema de la adoración. Me gusta porque este libro no se ha enfocado en las personas… “para ser un adorador hay que ser así y así y asá“. No. Nos hace mirar directamente a Dios, quien es Él y como Él es digno de ser en gran manera alabado (Salmo 48:1).

Si te interesa conocer un poco más sobre la adoración, el por qué es importante y cómo ofrecer una alabanza aceptable a Dios, esta puede ser una muy buena herramienta para guiarte.

“Pero la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque ciertamente a los tales el Padre busca que Lo adoren.”

– Juan 4:23

 

Recomienda Un Libro: “Piense” de John Piper

Título: Piense, la vida intelectual y el amor de Dios.

Autor: John Piper

“Este libro es un ruego para que abracemos el pensamiento serio como un medio de amar a Dios y a las personas. Es un ruego para rechazar el pensamiento excluyente (uno u otro) cuando se trata de la mente y el corazón, el pensamiento y el sentimiento, la razón y la fe, la teología y la doxología, la labor mental y el ministerio del amor.” p. xv

Leí este libro hace un par de años, estaba muy emocionada. Hay muchos libros sobre la oración, adoración, evangelismo y sobre cientos de otros temas de vida cristiana… pero muy pocos sobre pensar.

John Piper es uno de mis autores favoritos, explica de manera muy sencilla las cosas que tiene para decir, pero también lo hace de una forma muy hermosa, es poeta el señor.

Este libro fue lo que inspiró en mí la llama que arde detrás de “Los Cristianos También Leen”. Impulsó lo que yo ya sabía en mi interior: que la razón no está peleada con la fe, que Dios creó mi mente y quiere que la use, que el amar la verdad de la Palabra es amar la verdad como tal.

Espero que tengas oportunidad de leer “Piense” y que también te inspire a ti. Porque esto no es trabajo para los intelectuales o para la gente que le gusta leer. Cada cristiano debe vivir una vida intelectual, una vida que piensa… porque si no, vivimos una vida sin fundamento y de fanatismo.

Yo seguro lo vuelvo a leer pronto. ¡Dios me libre de dejar de pensar!

Descarga Gratis el PDF (en inglés).

Cómpralo en Amazon.

Cómpralo en BookDepository.

John Piper hablando del Libro (en inglés):

 

 

Canta Con Inteligencia: “Yo me rindo a Él”

Para el primer Canta con Inteligencia (y si no sabes de que se trata esta sección, puedes leer más acá) trabajaremos con una canción bastante sencilla, “Yo me rindo a Él“. Tiene varias versiones y la cantan muchos artistas diferentes, la que tocamos en la congregación va así:

Todo a Cristo yo me entrego,

con el fin de serle fiel.

Para siempre quiero amarle

y agradarle solo a Él.

/Yo me rindo a Él/

Todo a Cristo yo me entrego,

quiero serle fiel.

La canción es concreta, transmite una idea muy clara. Quiero serle fiel a Dios (y eso incluye amarle y agradarle) y para ello me entrego a Él.

TODO A CRISTO YO ME ENTREGO, CON EL FIN DE SERLE FIEL.

 

Nótese que escribí “para ello me entrego a Él” y que la canción dice “me entrego, con el fin de serle fiel”.

Hay una diferencia entre decir el “por qué” de algo y el “para qué”.

Déjenme intentar ponerlo un poco más claro.

Si yo digo: “Voy a la tienda por que no hay huevos” estoy indicando la causa por la cuál tengo que ir a la tienda. Sin embargo, si digo “Voy a la tienda para comprar huevos” estoy indicando el objetivo de mi acción.

Entonces esta canción dice que me entrego a Cristo PARA serle fiel. No se puede serle fiel a Dios sin entregarse a Él, así como no puedo comprar huevos sin ir a la tienda.

A veces pensamos “quiero ser buen cristiano, servir, ser santo y todo eso… ¿qué tengo que hacer?” Y luego vemos todas las reglas que según nosotros tenemos que cumplir: no decir mentiras, no robar, no chismear, no tener sexo fuera del matrimonio, ser respetuosos, no fumar, no pensar cosas vanas… y lo intentamos. Y fallamos. Y nos frustramos.

No, no pienses que entregarte a Cristo es seguir una gran lista de reglas por que quieres ser fiel. Debes entregarte a Cristo PARA poder serle fiel.

Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo;

echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.

Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar;

al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo.

10 Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca.

11 A él sea la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén.

(1 Pedro 5:6-11)

 Esta batalla no es nuestra. Ya está ganada y no es nuestra. No se trata de lo mucho que te esfuerces ni de qué tanto sirvas ni de cuántas personas te pidan consejo. Se trata de que te humilles, te rindas y te entregues a Dios. Entrega tu orgullo, tu vergüenza, tu desánimo. Y así podrás serle fiel.

La próxima vez que cantes “Yo me rindo a Él” no pienses: “Señor, ya no vuelvo a ser grosero, no vuelvo a mentir o a ver cosas que no debo”. Piensa: “Señor, yo no puedo. Me rindo a ti por que Tú eres quien puede transformarme, y así te seré fiel.”

¿Cómo leer la Biblia?

Cristiano que no ha googleado “¿Cómo leer la Biblia?” o es súper cristiano o de plano no le interesa.

Sabemos, por que nos han dicho hasta el cansancio, que estudiar la Biblia es importante. ¿Pero cómo empezar? Bueno, la Biblia es un libro (bueno pues, un conjunto de 66 libros), y para empezar a estudiarla hay que empezar a leerla.

Hay cientos y cientos de planes de lectura bíblica y cientos de tips para mejorar los hábitos de lectura. Ninguno es el mejor. Ninguno es para todos. Unos leen en la mañanita, otros antes de dormir. Unos leen un versículo al día, otros 10 capítulos… Y muchos te dirán que su método es el bueno.

En la escuela aprendimos que cada uno estudia de manera diferente. A algunos les gusta leer y subrayar, otros prefieren escuchar que les platiquen el tema, a algunos les gusta hacer diagramas y dibujar, y a otros hacer planas. Todos leemos la Biblia de forma diferente también.

Yo he empezado y dejado incompletos muuuuchos planes de lectura. He leído consejos de muchos autores, y cada uno tiene ideas que geniales que he tratado de poner en práctica. Pero no siempre funciona.

Esa es la idea, hacerlo y hacerlo hasta que agarres tu ritmo. Perdón si esperabas una respuesta fácil y rápida, esas nos encantan, pero me temo que no existen.

Lo que sí puedo ofrecerte son algunas ideas que puedes intentar adecuar a tus hábitos de lectura bíblica, ¡espero te ayuden!

Seguir leyendo ¿Cómo leer la Biblia?

RESEÑA: “Exodo: Dioses y Reyes”, y algo más…

Me doy cuenta que lo que escribo en esta sección no son reseñas precisamente, pero pues ya le pusimos así… nimodo. Escribo las opiniones sin autoridad y los pensamientos que me vienen a la mente cuando veo películas, leo libros, escucho canciones y pruebo apps. Todo bien.

¡Ah! No sé por qué uno se hace esperanzas después de ver la película “Noé”, del dichoso Darren Aronofsky. El mundo toma las narraciones de la Biblia y hace con ellas lo que quiere.

Lo bueno: pues, obviamente, es Hollywood. Sale Batman. Súper producción, efectos geniales, vestuario y ambientación de punta. Hasta se me medio antojó ser egipcia.

¿Ya me puedo quejar rápidamente?

Seguir leyendo RESEÑA: “Exodo: Dioses y Reyes”, y algo más…